Qué es la meditación y beneficios en la magia

La meditación y magia
La meditación es clave para mejorar nuestra concentración en la magia. Debes poder mantener una imagen clara de lo que buscas en cada hechizo.

Hablar sobre meditación es entrar en el terreno de lo místico. Pero en nuestra experiencia podemos decirte que entra más a la ciencia o arte que de otra cosa. En este capítulo por esta razón hablamos de la meditación abordada desde cualquier practicante de magia.

Para empezar, ¿la meditación qué es? Es una disciplina, muy popular en oriente, donde se trabaja de forma directa con la mente. A grandes rasgos, es un control de las propias facultades. Míralo de este modo: Gracias a ella puedes disciplinar tus pensamientos y cuerpo.

En occidente lo que piensas tiene pleno control de ti. ¿Lo dudas? Permanece sin pensar nada durante un minuto. ¿Lo lograste? Si no has podido, significa que la mente hace lo que quiere contigo.

Meditación y sus beneficios

Como se ha dicho, lo primero que consigues es regular el fluyo de pensamientos. Debes saber que no se conseguirá de un día para otro. Es algo que toma tiempo, pero los resultados se hacen más evidentes cada día.

Ahora bien, al controlar esto también disminuye el estrés. Debes saber que fuera de nosotros existen compromisos y responsabilidades que asumimos, pero dentro de ti no hay ningún problema. Lo que encuentras es el concepto del mismo. Si no te dejas invadir, no te afectará.

Con respecto a la magia, la meditación ayuda a la concentración. Esto quiere decir que a medida que más lo hagas podrás enfocar tus pensamientos a lo que haces, evitando distracciones. Más capacidad de focalizar, más poder canalizas.

Para meditar no necesitas poses complicadas ni estar inmóvil durante una hora. En nuestro capítulo te decimos dónde hacer meditaciones sencillas.

La meditación guiada y por qué no debes practicarla

Existen en la red multitud de videos donde ofrecen meditaciones de este tipo. A fines prácticos, un narrador te lleva desde el proceso de relajación y te conduce por senderos imaginativos.

El problema de estas es que primero no controlas tu ritmo. Segundo, las palabras o conceptos que se usen pueden hacerte eco y romper la idea que vienes procesando. Como tercer punto, no es una meditación sino una secuencia imaginativa.

Es acá donde radica lo poco recomendable de esto. La práctica es un proceso de silencio interior. No harás una real meditación si su mente está ocupada fabricando cosas de acuerdo a instrucciones.

La verdadera meditación guiada debe llevarte a ese silencio mental e interior. El guía debe orientarte en el proceso de relajación y ayudarte al no pensar. Es obvio que luego de relajarte 10 minutos te sentarás mejor, pero no por la meditación hecha.

Práctica sencilla para hacer en casa

Como verás, meditar no es un problema. Lo que sí lo es para muchos es ser constante. Empieza por un sitio donde al principio no te molesten por 10 minutos. Tú escoges si es en la mañana, durante el día o antes de ir a dormir.

Ponte cómodo. Cierra los ojos. Respira profundamente, mantén unos segundos y luego expulsas el aire suavemente. Sigue este ritmo. La clave acá es vigilar esa respiración.

No pienses que estás respirando o meditando. Cualquier cosa que venga a tu mente, déjala pasar. Fíjate cómo el aire entra y sale. Solo tu atención debe dirigirse allí. Sigue este ritmo durante 5 minutos. Para salir del estado realiza inhalaciones más profundas y empieza a mover el cuerpo quitar el letargo.

Eso es una meditación. No esperes entrar al shamadí el primer día, ni durar una hora. Realiza esta práctica 5 minutos cada día y notarás cambios en muy poco tiempo.

¿Realiza meditaciones? ¿Qué técnicas empleas? Escríbenos en los comentarios qué te experiencias tienes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *